Brindamos algunos consejos para mejorar la relación de la organización con los medios masivos de comunicación:

  • Tómese muy en serio a la prensa y a los periodistas: trátelos con profesionalismo y respeto, así ellos le devolverán con la misma moneda.
  • No repita todo el tiempo los “mensajes del día” (talking points): suena a que está tratando al periodista como estupido o menospreciándolo. Busque la manera de transmitir la información que le interesa sin aburrir. Pero sobre todo, escuche al periodista.
  • Cuando dé una entrevista conozca muy bien a la audiencia a la que se está dirigiendo y acomode su mensaje a esa audiencia: brinde ejemplos concretos a su audiencia y recuerde que el periodista es sólo un medio más para llegar a la misma.
  • Simplifique su mensaje: no hable en difícil pero eso no quita que sea correcto. La simplicidad no anula la corrección. Hable de manera que todo el mundo pueda entenderle. Evite los tecnicismos.
  • No improvise nada. Practique: hasta los mejores comunicadores reconocen que su éxito se basa en muchas horas de práctica. Comunicar es un arte que requiere ensayo.
  • Aprenda técnicas para responder cualquier pregunta que se le haga incluso las más difíciles: cualquier persona con un perfil público debería recibir capacitación en Media Training. La idea es no evitar las preguntas complicadas y poder manejarse con soltura aún en situaciones de crisis. Tener en cuenta que en ciertas situaciones en que debe brindarse información, la ausencia del vocero en el lugar de los hechos o el silencio puede ser dañino.
  • No improvise su relación con la prensa: No puede llamar al periodista sólo cuando lo necesita sino que debe mantener viva esa relación esencial para la organización.
  • Entienda la mecánica de cómo funciona la prensa: Generalmente necesitan acceso rápido a usted y en un tiempo muy limitado. Los medios tienen fechas y horarios de cierre (deadlines) muy estrictos que si no respeta perderá la oportunidad del reportaje y, por ende, de transmitir su mensaje.
  • Nunca diga “sin comentarios” por muy mala que sea la situación: Eso puede hacerlo ver sospechoso o que oculta algo, aunque no sea el caso. Siempre dé una respuesta que la prensa pueda usar para difundir.

Recuerde que si usted o su organización tienen una alta exposición pública, debe contar con entrenamiento y capacitación para el relacionamiento con los medios masivos de comunicación. De no hacerlo, el precio que se paga luego con una crisis o escándalo mediático es muchísimo mayor que las horas y el dinero que invertirá en Media Training. Prepárese para asegurar el éxito con los medios y maximizar el beneficio gratuito y de reputación que le provee la prensa.